Recientemente hemos dado un paso adelante en el mundo de las inversiones por Internet. No sabemos si conoces la web decoqviart.com (líder en la distribución de decodificadores de televisión); es muy famosa y consigue abarcar a una gran calidad de clientes de cualquier parte de España (incluso hasta del extranjero).


Resulta que el otro día recibimos una oferta para poder asociarnos con ella. Esto es algo que nunca antes nos habíamos contemplado: no solamente el hecho de asociarnos con una empresa con la que, en un principio, no tenemos absolutamente nada que ver, si no el hecho de hacer una asociación con cualquier tipo de empresa, aunque sea como la nuestra.
Por supuesto, antes de dar ningún paso nos dedicamos a ponernos en contacto con nuestro asesor especializado en estos temas. La idea es que nos pudiera arrojar algo de luz sobre este proyecto y si realmente lo veía rentable o era algo que sería mejor dejar pasar.
EL asesor fue claro con nosotros en todo momento; lo primero que nos dijo es que cualquier inversión por muy rentable que esta pudiera llegar a parecer, siempre entraña cualquier tipo de riesgo. Por otra parte analizó los datos económicos y no le pudieron parecer más positivos.

A pesar de que la opinión del asesor había sido positiva, todavía no nos fiábamos demasiado por lo que nos tomamos un par de días libres para poder reflexionar y determinar que era lo que íbamos a hacer a partir de este punto.
En cuánto volvimos ya habíamos tomado la decisión: efectivamente, íbamos a trabajar con ellos. Concretamos todos los pequeños detalles de nuestro nuevo acuerdo y no tardamos en firmar todos los papeles pertinentes.
Todavía no sabemos si hemos hecho bien pero el reto no podría ser más estimulante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *