Un soplete de cocina es un aparato que nos ayuda a realizar diferentes platos especiales, postres, así como toda una serie de usos. En nuestra casa rural hemos procedido a comprar un soplete de cocina para hacer flambeados, para realizar caramelizaciones de postres, para quemar los picos de los merengues. Gracias a esto, lograremos un sabor de lo más especial, además de una buena textura.

Los sopletes han sido diseñados para ser utilizados tanto a nivel particular, como a nivel profesional, pudiéndose adaptar a lo que buscamos en cada caso.

Si tu también quieres comprar un soplete, te recomendamos que eches un vistazo a los siguientes criterios:

·Dimensiones: En lo primero en lo que nos tenemos que basar es en el tamaño del soplete de la cocina. Elige un modelo que sea fácil de usar, que no limite los movimientos, además de sencillo de guardar en dónde queramos.  La mayoría de los modelos no miden más de 30cm. Aquellos modelos más grandes se utilizan más bien en restaurantes más extensos.

·Nivel de seguridad: Por supuesto, será de vital importancia que el aparato sea completamente seguro, que se haya fabricado con materiales de gran calidad. nunca debe de ser usado por un adulto.

·Tipo de gsa con el que funciona: El tipo de gas también debe de ser contemplado. La opción más recomendada es apostar por aquellos que emplean gas butano. Estos son los más destacados, ya que no son complejo de cargar. El problema de los que tienen gas propano es que costarán más de cargarlos.

·Potencia: Además de todo lo anterior, también habrá que evaluar el nivel de potencia del aparato. Esta potencia se visualizará en la ficha técnica del producto, siendo fundamental echarle un vistazo, por si acaso.

 

Claves para hacerte con un soplete de cocina.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *